“En la oscuridad puedo colgar en las paredes de mi mente lienzos de colores, en la soledad puedo ver quién soy bajo la piel"
Beatriz y los cuerpos celestes

martes, 2 de abril de 2013

Tenemos que hablar

Yo a veces pienso que me callo demasiado las cosas. Por ejemplo, cuando alguien me cae mal, fatal, rematadamente mal, no se lo digo porque, obviamente, no puedo hacerlo. Pero claro, me quedo con las ganas y eso me frustra bastante. Luego tenemos esa típica situación en la que el listo de turno abre la boca y no le puedes responder, porque sería una falta de respeto y quedarías bastante mal. Pues nada, allá que me callo mientras observo la jugada cual cariátide. Y claro, luego está esa otra situación en la que una persona te toca las narices repetidamente durante largo tiempo, y a fuerza de tanto callarte, llega el día en que le sueltas una a una todas las borderías que en su día no le dijiste.

Y es que yo de pequeñita era la típica a la que se le ocurría la respuesta perfecta tras la discusión en el patio del colegio, la que no daba demasiadas explicaciones cuando la castigaban injustamente o la que no rechistaba cuando le gastaban los rotuladores nuevos a mala idea. Y, quieras que no, esas cosas se quedan ahí.

Bromas aparte, yo me pregunto por qué me contengo tantísimo, con lo que a mí me gusta hablar. Claro, me gusta hablar, pero con mesura, aunque a veces me enrollo más que un sacamuelas. Pero sí es cierto que de un tiempo a esta parte me he vuelto de lo más inexpresiva. ¿Que la amiga pesada de turno me monta un cirio en la biblioteca por una chorrada? Pues me callo, por eso de no discutir. ¿Que tengo algo importante que decir en un momento súper importante? Pues me callo nuevamente, porque ahora mismo no me salen las palabras. Qué hartura. Y claro, llega un momento en que te cansas de tanto callártelo todo, porque eso no puede ser bueno. A veces pienso que me callo demasiado lo que siento por la gente que quiero. Parecerá una chorrada, ¡pero es que es muy importante decirles que les quieres! Decirles también por ejemplo, "hay que ver lo buena que eres conmigo", "lo a gusto que estoy a tu lado", "lo importante que eres para mí", o "échate para allá, que me estás aplastando el brazo". En fín, esas cosas que deberíamos decirles a las personas más allegadas y que muchas veces nos callamos por costumbre, o porque pensamos que el otro ya lo sabe. Que ojo, puede que sea cierto que ya lo sepa, pero nunca está de más recordárselo.

Si es que por callarme, ya hasta me callo vía online. Porque claro, yo en el blog no cuento apenas cosas sobre el estado de mi vida actualmente, que bien podría escribir dos novelas y una guía de lectura, pero lo curioso es que sé que me leen personas que me conocen, y podría no hacerles mucha gracia verse reflejados en las parrafadas incongruentes que escribo. O eso, o que se enteren de demasiadas cosas. A veces me gustaría tener un blog totalmente anónimo, llamarme Mariquita la Fantástica y largar y largar sobre todas esas cosas que me gustaría contar y que no puedo. Pero he sido yo la que ha dado a conocer este sitio, así que a aguantarse tocan. Y que conste que yo estoy encantada de que algunas personas que conozco me lean, pero a veces me gustaría tener más privacidad en este sentido.

Lo mismo me pasa en Twitter, esa pequeña gran red social a la que me uní hace ya cuatro o cinco añazos. Y no creáis que le doy mucho uso, que ya me gustaría. Yo soy de la opinión de que a nadie le importa si te estás comiendo un bocadillo de salchichón del Mercadona, si estás en el gimnasio con el chándal rosa de Adidas o en tu pueblo haciéndote la moderna rural dominguera posando frente a una tomatera. Tampoco me importa especialmente cómo son las galletas de chocolate que acabas de subir a Instagram, del mismo modo que visualizar el hocico de tu perro sobre tus apuntes en plan casual por enésima vez no me altera la sangre... Ahora bien, si haces eso a la par que comentas algo interesante, publicas alguna reflexión por insignificante que te parezca o enlazas páginas interesantes, pues no me importa tanto ver entre todas esas publicaciones lo que vas a comer hoy o los calcetines que te has puesto, qué quieres que te diga. 




Con todo esto quiero decir que la gente dice demasiadas cosas, por Twitter, por Facebook, por los blogs, pero luego, en la vida real, no sueltan prenda, ni te dicen al oido esos poemas filosóficos que han puesto en su muro. Y que conste que me parece estupendo, porque internet te ofrece la posibilidad de expresarte libremente sin la privación que supone muchas veces el cara a cara, por eso de la timidez.

Que conste también que sólo hay una cosa por la que yo no mantendría la boca cerrada ni aunque me pagaran: cuando se trata de defender a alguien. Pero, dejando al margen ese tipo de situaciones en las que me replanteo un futuro profesional nada halagüeño como abogada o jurista, me lo callo todo, y eso no puedo ser. Luego vengo al blog, escribo como si no hubiera mañana y me desquito un poco. Y me siento mejor. Un poco. Es en estos momentos cuando esta frase pierde todo su significado para mí:

"Si lo que vas a decir no es más importante que el silencio, no lo digas"

Hay que hablar, decir las cosas, teclearlas, escribirlas, grabarlas en piedra o hacer señales de humo... pero hay que hablar. Hombre ya.




12 comentarios:

  1. Jumm, el barco de la privacidad zarpó hace mucho de nuestros blogs y mudarse da mucha pereza. Habrá que aguantarse y dar la cara...
    Hace unos años le cogí miedo a los silencios, luego aprendí a disfrutarlos, luego entendí que pueden significar una falta total de conexión con la otra persona y volví a temerlos, esta vez con motivo. Hoy, dejo que de mi boca salga lo primero que el corazón quiera decir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues dejemos que hable el corazón, que en ocasiones es muy necesario...
      Un besazo

      Eliminar
  2. -Eso de decir o no decir, es taaaaaan complicado. Que respondería tus dudas pero son las mías y aún me las planteo. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, es demasiado dificil... Un beso!

      Eliminar
  3. Y yo sin embargo soy de las q pienso "tenía q haberme callado". Porque esa respuesta q a todo el mundo se le ocurre diez minutos después de terminar la bronca, a mí se me ocurre antes de q el otro acabe la frase. Y tampoco es tan bueno, porque te quedas muy a gusto pero a veces te pasas. Por eso ahora con la madurez, voy tratando de dosificar. Hay q encontrar el punto medio q es donde está la virtud.
    Y mi blog sigue siendo un desconocido.para mi vida real. Menos Anita y algún elegido más, no lo conocen. Y es lo mejor, porque así digo lo que me da la gana.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces muy bien, a mí a veces también me gustaría que fuera privado para poder contar lo que me diera la gana... Un beso!

      Eliminar
  4. Yo tambien soy de callarme mucho, prefiero eso a discutir, hasta que llegue a un límite en el que me toquen demasiado las narices y entonces ya si que echo humo hasta por las orejas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que cuando te tocan las narices, llega un momento que no puedes más y explotas, eso seguro. Un beso!

      Eliminar
  5. Yo opino como Naar, hay que encontrar un término medio ni soltar todo lo que se te ocurra ni callarte demasiado, sobre todo cuando te están tocando los mismísimos, ahí si que hay que saltar como Falete en el programa ese xDD

    ResponderEliminar
  6. Hace años yo era la rechistona. No me callaba nunca, no cerraba la boca ni aunque me amordazasen. Quería hacerme oir, queria que la gente escuchase lo que me importaba... Pero hace ya tiempo que aprendí, que a veces es mejor callar a tiempo antes de soltar por la boca puro veneno o palabras que solo van a ocasionar una disputa. Y como tú, me callo muchas veces y para desahogarme escribo, pero no en el blog. Llevo un Diario personal. No puedes ni imaginarte la gozada ( al menos para mi) de poder expresarme escribiendo y sabiendo además que nadie lo leerá. Despues de un tiempo, lees de nuevo todos esos pensamientos que has dado vida en el papel y descubres como tu vida, tu mentalidad, las circunstancias y los puntos de vista han cambiado y eso es un regalo que deberiamos hacer todos. Asi que no te calles mentalmente, escribelo todo, donde tu quieras.
    Y como dice una amiga, el facebook, el twitter y demás redes... "pa dar envidia".

    Un saludo Mar! Un gusto leerte, como siempre :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dado la idea del diario. La verdad es que ya tengo uno, pero con la de quebraderos de cabeza que tengo últimamente, creo que no me va a venir mal escribir en él cómo me siento... sólo espero saber mantenerlo a buen recaudo, lejos de miradas indiscretas.

      Lo de las redes sociales, muy cierto. Demasiada gente las utiliza sólo para dar envidia.

      Un beso!! :D

      Eliminar